Los estudios demuestran que el cerebro genera emociones y respuestas inconscientemente a los colores. Ahora, la tecnología y las nuevas herramientas digitales permiten a los cineastas ajustar el esquema cromático para conseguir el ambiente exacto y poder transmitir así al espectador una emoción concreta.

Más info en fuente: Diario de la información