Una lona gigante impregnada con dióxido de titanio desintegra las emisiones de CO2 que contaminan el aire de la Gran Vía de Madrid.

Este producto, que ya está siendo empleado por la NASA, genera fotocatálisis, un proceso muy similar a la fotosíntesis que realizan de forma natural las plantas, ya que descompone el CO2

Más información en: Control Publicidad