Un año después de cumplirse esta sentencia, la compañía Google, ha recibido 780.000 solicitudes de retirada de direcciones de internet. El 58,7% han sido rechazadas por no cumplir con los requisitos para acogerse a lo estipulado en el fallo del Tribunal de Justicia.

 

Más información en fuente: piconyasociados.es